Hola a tod@s: Espero con este blog poder compartir con vosotr@s mi afición por el mundo de la repostería y con vuestra ayuda, mejorar día a día para disfrutar entre tod@s de este placer. Os espero en "Los dulces de Anabel", una "casa" llena de deliciosas sorpresas que espero os gusten. Gracias por estar ahí.

Yema Tostada


A quién no le gusta esa cobertura que encuentras en algunas tartas de yema tostada y que pensamos … esto… de qué estará hecho??? será una crema pastelera??? cómo se hará??? Pues aquí tenéis la receta, es una cobertura que gusta mucho en general aunque es bastante dulce y está hecha como una crema pastelera pero sin apenas leche, sobre una base de almíbar de limón… pero lo mejor será que lo veáis para que tengáis todos los pasos y como no, os animéis a hacerla… seguro que repetiréis…

INGREDIENTES:  para cubrir una tarta de unos 24-26 cm.

100gr. de azúcar blanco y un poco de azúcar moreno para quemar la yema tostada.
½ vaso pequeño de agua (unos 100 ml aprox.)
1 cucharada sopera de maicena (rasa)
3 yemas de huevo medianos
1 cucharadita de mantequilla (pequeña de postre)
Un poco de leche para diluir la maicena (unos 60 ml aprox.)
1/2 rama de canela
1/2 limón

ELABORACIÓN: 
Lo primero que vamos a hacer es preparar el almíbar que nos servirá de base para nuestra crema. Ponemos en una olla el azúcar, agua, la corteza de medio limón y la canela en rama (si alguien no tiene en rama podéis utilizar en polvo, aunque a mí personalmente me gusta más el sabor de la rama). Todo ello lo ponemos a hervir durante 5 minutos y lo dejamos entibiar o enfriar (podemos acelerar el proceso de entibiado o enfriado pasándolo de un cazo a otro frío)

          

             Batimos las yemas y añadimos la maicena que previamente habremos diluido en la leche hasta que no queden brumos y lo mezclamos todo bien y añadimos la cucharadita de mantequilla a temperatura ambiente.

      


           Quitamos la rama de canela y la corteza de limón del almíbar y agregamos sobre él la mezcla anterior de las yemas.
Lo ponemos a fuego medio hasta que espese y rápidamente tenemos que cortar la cocción ya que si no lo hacemos la crema adquiere un color verdoso que provocaría una catastrofeeeeee y os preguntaréis qué es eso de cortar la cocción, bueno pues es tan sencillo como retirarlo del fuego y colocarlo sobre otra olla con agua fría (como si lo fuéramos a hacer al baño maría) sólo para cortar el calor de la olla. Y ya tendríamos hecha nuestra crema…

            

             CONSERVACIÓN: 
             Para evitar que se forme una capa sobre la crema, la cual tendríamos que retirar ya que se queda dura y resulta desagradable, colocamos sobre la crema caliente papel film encima intentando que no queden burbujas (aunque os quede alguna no pasa nada) y así evitamos que el aire esté en contacto con nuestra crema provocando la fatídica capa. Este truco lo podéis utilizar para cualquier crema… por ejemplo el chocolate a la taza, desde que lo hacéis hasta que lo servís aparece la dichosa capa,… así no aparecerá…qué fácil verdad??

Así la podéis tener hasta que se enfríe y luego la metéis en la nevera hasta que la vayáis a utilizar (yo no tardaría más de dos días).

Ahora llega el momento de tostarla y para ello utilizaremos un quemador o soplete. Cubrimos nuestra tarta (aunque también podemos usarla para relleno pero a mí personalmente me gusta más como cobertura porque queda preciosa…. ese color tostado- caramelizado…mummm) y espolvoreamos azúcar sobre la crema (yo utilizo azúcar moreno por su bonito color) para proceder a quemarla con el quemador o soplete ( yo suelo utilizar el soplete porque no deja marcas, ya sabéis que el quemador suele tener forma de espiral y queda estupendo para hacer crema catalana pero en este caso yo prefiero que no haya dibujo, que sea un color homogéneo). Pero el que no tenga soplete puede utilizar perfectamente el quemador presionando lo menos posible para evitar el dibujo y ya está… y qué ocurre con los que no tenéis soplete o quemador???, pues podéis pedírselo a algún amigo… ja ja ja… (eso es lo que hago yo con el soplete que se lo pido a mi amiga Alicia) o podéis meter el bizcocho de la tarta con la crema encima ( no la tarta entera claro está) dentro del horno a potencia máxima a gratinar para que se queme el azúcar… con cuidado de que no esté mucho tiempo dentro para  que no se reseque el bizcocho.

          


           Bueno, ya sabéis hacer la famosa yema tostada. Ahora sólo queda hacerla y cubrir vuestra tarta o un simple bizcocho sin necesidad de rellenarlo… no hace falta complicarse mucho para utilizarla.


Espero que os haya gustado esta receta.



Los dulces de Anabel

14 comentarios:

  1. Anabel, he hecho tu yema para hacer una tarta de San Marcos, y ha resultado buenisima, las expliaciones han sido claras y sencillas, gracias por tu aportacion

    ResponderEliminar
  2. que bien te ha quedado, yo la he intentado hacer un par de veces, y nada! no la consigo. Te he dejado un "premio" en mi blog: http://comohepuestolacocina.blogspot.com.es/2013/06/1-premio.html sólo si te apetece, puedes pasar a recogerlo. Ahh! y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  3. gracia por tu explicacion clara y concisa ya te contarè el resultado

    ResponderEliminar
  4. gracias por tu explicacion me quedo de cine

    ResponderEliminar
  5. Anabel me gustaría, que pudieras acoplar las recetas a la Termomix: Tus recetas son fantásticas ate admiro!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro que te gusten...en cuanto a lo de la Termomix...no tengo...los Reyes Magos no me la han traído de momento...je je je

      Eliminar
  6. Susana Cruz31/3/14 1:43

    Me ha encantado esta receta. Me gustaría hacerla para una tarta que tengo para el fin de semana.
    No tengo soplete. ¿quedará bien sin quemarla? muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La puedes dejar sin quemar, está rica...es como una crema catalana pero un poco más dulce...
      Tienes las posibilidad de untar el bizcocho con la yema y meter esto un rato en el horno a gratinar para que se te queme un poco ( arriba del todo y al máximo)...y luego colocarlo sobre el resto de la tarta. Lo único que se te puede resecar un poco este bizcocho pero puedes contrarestarlo echandole más almíbar a esta parte.
      Espero te sirva de ayuda.
      Besicos dulces y gracias por entrar en el blog.

      Eliminar
  7. Susana Cruz31/3/14 3:57

    Muchas gracias, si queda bien sin quemar prefiero dejarla así como me has explicado. Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Anabel,
    acabo de hacer la yema tostada, la e dejado enfriar fuera de la nevera y luego la e puesto en la tarta pero me queda muy blanda, cuando la e ido a tostar se me de sacia,tengo que ponerla antes en la nevera, por cierto desde que e conocido tu blog no paro de ojearlo, eres una crack, gracias y un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carol:
      La yema tostada es blanda y si la has dejado fuera de la nevera pues un poco más...pero no pasa nada. Si se te ha derretido es porque estabas quemando la crema y lo que tienes que quemar es el azucar. Echale mucha azúcar por encima (que no veas apenas la yema) y el azúcar quemado te hará una película sobre la crema que es de lo que se trata. Si quemas la crema el normal que se te deshaga (a mí también me pasaba...)
      Besicos dulces y gracias por entrar en el blog.

      Eliminar
  9. La verda es que dan ganas de comersela,pero me da una pereza ponerme a prepararla,por las trazas que se pone en la cocina,que no veas,muchas gracias por la receta tan detallada,un saludo

    ResponderEliminar
  10. Hemos pasado por aquí, buscando la receta de la yema tostada. Mañana es el cumple de mi hija mediana, y le encanta el bizcocho recubierto...
    Nos ha encantado el blog. ¡Lo que tenemos que aprender!
    Nos quedamos con vosotros. Os dejamos la dirección de nuestro, por si os apetece dar una vuelta: spezialia.blogspot.com

    Cuando subamos la foto del bizcocho recubierto con yema tostada, por supuesto que os mencionaremos.

    ¡Gracias!
    Un saludo.

    ResponderEliminar